Únete a nuestra comunidad

Toda la actualidad del mundo de la salud y la farmacia en Consejos de tu Farmacéutico.

Además, puedes seguirnos en nuestras redes sociales:

El edema óseo es una inflamación o lesión en la zona medular del hueso, originada, en la mayoría de los casos, por un traumatismo.

Un golpe, un sobreesfuerzo o los microtraumatismos producidos por impactos repetitivos (como sucede en el running) pueden dañar el interior del hueso provocando un edema óseo. Esta inflamación de la zona medular del hueso, lo que se conoce como hueso trabecular o esponjoso, se produce por una acumulación de líquido y es más habitual en ciertas zonas anatómicas y huesos, a saber: cadera, rodilla, tobillo, tibia, hombro y muñeca.

Doloroso

La causa más común son los traumatismos provocados por golpes o los microtraumatismos, que a su vez pueden verse favorecidos por una alteración del metabolismo óseo, problemas de tiroides u otras enfermedades endocrinas, o falta de vitamina D y calcio, como ocurre en la osteoporosis.

El síntoma principal del edema óseo es el dolor localizado en el hueso de la zona dañada, que se exacerba con la actividad y disminuye con el reposo. Aunque, si la lesión persiste, el dolor puede prolongarse incluso estando en reposo. En ocasiones y dependiendo de su localización, el edema óseo puede provocar cojera o disminuir la movilidad de las articulaciones.

Diagnóstico y tratamiento

La prueba de elección para el diagnóstico es la resonancia magnética que permite la localización precisa, estudiar su tamaño, extensión y controlar su evolución. Con la radiografía convencional no es posible visualizarlo.

La absorción total de un edema óseo suele oscilar entre 12 y 24 semanas, aunque la evolución varía en función de su naturaleza, y de cuán precoz sea el diagnóstico y tratamiento. El principal paso a la curación es el reposo (de 4 a 6 semanas) a la vez que se disminuye la carga sobre la zona. Se pueden administrar diferentes fármacos, como analgésicos y AINES y puede ser recomendable la ingesta de vitaminas D y C así como el calcio.

Una vez superada la fase de reposo llega el momento de realizar ejercicios en carga de manera progresiva hasta que el hueso recupere su condición óptima, que se puede complementar con un tratamiento de fisioterapia como la magnetoterapia o la actividad física acuática.

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.

Redacción Consejos

Equipo de redacción de la revista Consejos de tu farmacéutico. Revista especializada en el sector sanitario, editada en España y con más de 20 años de experiencia. Todo nuestro contenido está...