Uña encarnada, riesgo de infección

0
2786

Se llama onicocriptosis, popularmente uñero o uña encarnada, a aquellas uñas cuyos bordes se introducen en los tejidos que la rodean, causando enrojecimiento, inflamación, dolor o incluso infección.

El uñero se puede originar tanto en las uñas de los pies como de las manos, pero lo más común es que aparezca en el dedo gordo del pie. Se trata de un trastorno muy frecuente y molesto que se produce cuando la uña crece incorrectamente clavándose en la carne y provocando sensibilidad, enrojecimiento e hinchazón. Si no se cura y se trata, la uña encarnada puede llegar a infectarse.

¿Qué la provoca?

Las causas de su aparición pueden ser múltiples, entre ellas el cortar las uñas de manera inadecuada, la utilización de calzado poco apropiado o la sudoración excesiva. También puede aparecer a raíz de un traumatismo; ser consecuencia de anomalías anatómicas (bien del pie -en las personas que padecen artrosis por ejemplo- o de la estructura de la uña); por la forma de andar o debido al exceso de peso.

3 consejos para prevenir

  1. Corta las uñas de forma recta, no hacerlo adecuadamente es el principal causante del uñero. Evita hacerlo de manera curva, redondeada o incidiendo en las esquinas. Tampoco las recortes demasiado.
  2. Usa zapatos que calcen adecuadamente y que eviten la presión sobre los dedos y la uñas (tacones, de punta estrecha).
  3. Revisa con frecuencia los pies, especialmente si padeces diabetes, porque en ese caso las complicaciones pueden ser más graves.

3 consejos para aliviar

  1. Si el problema ya ha aparecido, realizar baños de los pies con agua tibia 2 o 3 veces al día permite ablandar la uña y aliviar la sensibilidad.
  2. Mantén una buena higiene del pie para evitar el crecimiento de bacterias.
  3. Utiliza un calzado amplio que no presione la zona pues agravaría el problema.

Tratamientos médicos de la uña encarnada

Si con estos cuidados no adviertes mejoría en 2 o 3 días o notas que hay infección, acude al podólogo o al médico quien recomendará un tratamiento específico y realizará las curas necesarias. Si la uña está solo levemente encarnada el médico puede proceder a separarla de la piel que la cubre para ayudar así a que crezca por encima del borde. En casos más graves podría recortar o quitar la parte encarnada de la uña o, si el problema es recurrente, llevar a cabo una extirpación quirúrgica total de la misma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here