alimentos que rejuvenecen

La alimentación y la cosmética se dan la mano

Ciertos alimentos y nutrientes pueden influir en la salud y aspecto de la piel, Recomendaciones de expertos para potenciar una piel radiante.

La dieta es uno de los factores que más influyen en el buen estado de la piel y la “blindan” frente a los signos de envejecimiento. Además, muchos de los alimentos pro-beauty cuentan con una “versión” cosmética en forma de activos presentes en las formulaciones de muchos productos. Analizamos los más potentes tanto “al plato” como aplicados de forma tópica.

“Es sabido que los alimentos son una excelente fuente de vitaminas, minerales y nutrientes que no sólo benefician la salud interna sino que también pueden mejorar el aspecto externo de la piel, ayudando a optimizar y realzar nuestra apariencia física”, explica la doctora Elena Moreno, medico estético de la Clínica de cirugía estética FEMM.

Por tanto, y teniendo en cuenta los efectos beneficiosos de determinados nutrientes y alimentos a nivel cutáneo, no es de extrañar que muchos de ellos se incluyan en las formulaciones de los productos cosméticos. De hecho, tal y como apunta la doctora Moreno, “el auge del skincare y la mayor concienciación respecto a la sostenibilidad han provocado una alta demanda de productos cosméticos que apuesten por ingredientes de la naturaleza (como los alimentos), en detrimento de aquellos con derivados químicos como ingredientes”.

La vehiculización es la pista

Sin embargo, es importante tener clara la diferencia entre ingerir estos alimentos a través de la dieta (recomendable al 100%); buscarlos (“tal cual” o en sus activos derivados) en la cosmética diaria; e incluirlos en aplicaciones tópicas “caseras” (del tipo mascarillas, emplastos o similares). Lo explica Marta Agustí, directora técnica de la firma Boutijour: “La piel tiene una serie de mecanismos y barreras que impiden que los ingredientes penetren por sí solos, como herramienta de autoprotección. Por eso, al igual que otras sustancias, las procedentes de los alimentos se trabajan en el laboratorio con el objetivo de vehiculizarlas y asegurar que pasen a la barrera hidrolipídica de la piel. Este es el motivo por el que con la cosmética ‘casera’ no se suelen obtener los mismos resultados”.

Bayas y otros tentempiés pro-colágeno 

Entre los ejemplos con los que Elena Moreno ilustra la tendencia al alza de incluir activos cosméticos “alimenticios” se encuentran los nutrientes que favorecen la producción de colágeno: “A partir de los 30 años, la tasa de producción de colágeno disminuye gradualmente, dando lugar a una pérdida de firmeza y volumen. También, como consecuencia de este déficit, aparecen arrugas y otros signos de la edad. Por eso es importante nutrir la piel con ingredientes que ayuden a regenerar esta proteína por sí misma”. 

En cuanto a los alimentos que pueden activar la producción de esta sustancia, la doctora Moreno destaca la naranja como uno de los más beneficiosos. “Contiene vitamina C, que estimula la producción de colágeno y mantiene la elasticidad cutánea. Su aporte en minerales, además, ayuda a eliminar toxinas y a prevenir el envejecimiento”.

Los frutos rojos, como las moras y cerezas, también contribuyen a recuperar los niveles de colágeno cutáneo perdidos y, además, tienen el plus de su alto contenido en antioxidantes: “Por ello, favorecen que la piel luzca más radiante y joven. Asimismo, desinflaman el rostro, un efecto a tener muy en cuenta si se padecen ojeras y/o bolsas o hinchazón en el contorno de ojos”. 

Jengibre, zanahoria y aguacate: el “trío” ganador

  1. Estos tres alimentos poseen un potente “efecto beauty” que hace muy recomendable incorporarlos a los menús diarios. “El jengibre tiene la capacidad de luchar frente a los radicales libres, gracias a sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Por ello, es un alimento muy recomendable para tratar problemas cutáneos como las ojeras, combatir el envejecimiento, suavizar el tono de la piel y mejorar su aspecto general”, explica Elena Moreno.
  2. En cuanto a la zanahoria, es una “veterana” como aliada de la fotoprotección y, también, favorece que la piel adquiera un aspecto liso y uniforme. El secreto de su “éxito” es su contenido en beta-caroteno, “un pigmento que estimula la correcta producción de melanina (responsable del bronceado ‘saludable’) y aporta efectos antioxidantes sobre las células cutáneas, equilibrando así la pigmentación y la protección de la piel frente a la acción de los rayos solares”, comenta la doctora Moreno.
  3. El aguate lleva un tiempo encabezando el ranking de alimentos “top”, debido en gran medida a su larga lista de nutrientes: constituye una importante fuente de vitaminas K y C y de folatos (un tipo de vitamina B); aporta potasio y vitaminas B5, B6 y E. Todo este “cóctel nutritivo” favorece la hidratación de la piel “y también ayuda a prevenir el deterioro cutáneo y aumenta la elasticidad gracias a su contenido en grasas saludables”, dice la especialista.

El efecto de lo natural en tu piel

4-Gel de Ducha Hidratante Estimulante de Jengibre, de Jowaé. Limpia con suavidad, respeta el equilibrio de la piel y aporta un plus de energía y vitalidad gracias al jengibre.

5-Crema de Manos Regeneradora, de Ziaja. Con aceite natural de aguacate y glicerina, estimula la actividad celular, nutre y alisa la piel de las manos secas y estropeadas.

Aceites: el “aliño” multiusos

Son uno de los nutrientes con más “experiencia” en su uso tópico, y se emplean desde hace siglos principalmente con la finalidad de mejorar el aspecto y aumentar el bienestar cutáneo. “La piel necesita las vitaminas que están presentes en muchos de estos aceites, con propiedades nutritivas y desinfectantes, entre otras. Además, los aceites tienen la ventaja de que son eficaces tanto en pieles secas como en las grasas”, afirma la doctora Moreno.

Uno de los más conocidos es el aceite de argán, con muchos beneficios a nivel cutáneo: nutre la piel sin engrasarla, es antibacteriano y antifúngico (combate los microbios) y elimina la suciedad y el maquillaje de manera natural, sin deshidratar el rostro. Sin embargo, puede ser comedogénico, así que hay que limitar su uso en los casos de acné”, advierte la experta, quien destaca que, en este sentido, hay otros aceites, como el de jojoba y cáñamo, que están especialmente indicados en el tratamiento de granos, espinillas y puntos negros. 

Cereales: sabor y energía cutánea

Aunque no se dan mucho “autobombo” (es decir, no se suelen publicitar como ingredientes “estrella”), lo cierto es que algunos cereales son un ingrediente frecuente en las formulaciones cosméticas (algunos, como la avena, desde tiempos inmemoriales). Estos son los más habituales y sus aportaciones al estado de la piel:

  1. Trigo sarraceno: Es una modalidad de trigo especialmente rica en un ingrediente, la rutina, un alcaloide muy beneficioso para tratar la fragilidad y permeabilidad de los capilares sanguíneos, unido a una acción antiinflamatoria. Otras ventajas de su uso cosmético son su efecto calmante, hidratante y antioxidante. Es frecuente en la formulación de los productos para el cuidado de las manos.
  2. Quinoa: Uno de los “superalimentos” de moda, se sabe que el extracto de quinoa, aplicado de forma tópica, restablece la hidratación cutánea debido a su composición química, que incluye aminoácidos (como la treonina), ácidos grasos e hidratos de carbono. También es rico en vitamina E, por lo que es frecuente verlo en el etiquetado de los productos aftersun.
  3. Avena: El “veterano” de este grupo, debido principalmente a su poder hidratante, calmante y suavizante. Contiene dos sustancias que avalan este efecto: las avenantramidas, que son antiinflamatorias y reducen las rojeces; y los betaglucanos, que estimulan la síntesis de colágeno y antioxidantes que protegen la piel. 
  4. Chía: A nivel capilar, crea una película protectora que evita la destrucción de las proteínas como consecuencia de la acción de los rayos UV, además de aumentar la retención de agua y evitar la oxidación. Otra ventaja añadida que explica su inclusión en la cosmética capilar es su contenido en ácidos grasos esenciales (omega 3 y omega 6), vitaminas, flavonoides y antioxidantes, que aportan al cabello protección y brillo natural.
  5. Semillas de lino: Otro cereal habitual en la cosmética, generalmente en forma de linaza, una sustancia muy apreciada por los cosmetólogos por su alto contenido en ácido alfalinoleico, mucílagos y lignanos, sustancias con alto poder antioxidante. Refuerza esta idoneidad cosmética su contenido en ácidos grasos, vitamina E y minerales como hierro, calcio o fósforo, aliados de la nutrición e hidratación cutánea.
  6. Sésamo: Las semillas y, especialmente, el aceite de sésamo, aportan excelentes beneficios a las pieles secas y sensibles, pues son una excelente fuente de vitamina E, nutriente “multifunción” que hidrata, es fotoprotector y antioxidante. Otras propiedades atribuidas a las fórmulas cosméticas de este alimento son las nutritivas, antisépticas, refrescantes, astringentes

Pieles bien nutridas y jugosas

1-Sensitive Lotion, de Farma Dorsch. Leche corporal con alto contenido en principios activos calmantes y nutritivos, entre los que destaca la avena. Ideal para pieles sensibles y deshidratadas. 

2-Replenish Lemongrass Body Cream, de APoEM. Loción hidratante corporal con aceite de sésamo, de rápida absorción y alta capacidad para nutrir profundamente las pieles más desvitalizadas.

3-Champú N0 2 Cabellos Secos, de Nuggela & Sulé. Tratamiento en formato champú-crema, formulado para cabellos secos, muy secos y con riesgo de deshidratación, con alto contenido en chía y otros ingredientes naturales. 

Calabaza, sí; plátano, no

Tik Tok, origen (muy cuestionable, la mayoría de las veces) de muchas tendencias beauty, es el foro en el que se encuadra la “exaltación” viral de la piel del plátano como “el nuevo botox”. Los artífices de esta “propuesta” aseguran que el hábito de pasar la cáscara de esta fruta por el rostro, como si fuera un disco de algodón, aporta a la piel un efecto tensor y antiedad más o menos inmediato y muy similar al que se consigue con la toxina botulínica. 

La cosmetóloga Sonia Ferreiro, biotecnóloga de la firma Byoode, matiza –y mucho– este potencial efecto: “La piel de plátano puede mejorar los niveles de hidratación, tener un efecto antiinflamatorio y aportar antioxidantes, todo ello atribuible a las vitaminas que contiene este alimento. Pero hay que tener muy claro que estos beneficios sólo se pueden obtener a partir de los cosméticos cuya formulación contenga extractos bien realizados y estabilizados. Es decir: la cáscara como tal no aporta estos beneficios ya que el simple hecho de pasarla por el rostro no consigue que penetre en los tejidos”. 

Por su parte, Ana Yuste, asesora facial de Purenichelab.com, también desaconseja probar este truco viral, y explica por qué: “La piel de plátano puede dejar una película sobre la piel que quizás proporcione una sensación placentera, pero no penetra en la dermis en ningún momento ni podrá incidir sobre la tensión de los músculos faciales, como sí hacen los moduladores que se infiltran con el botox”. 

Otro alimento cuyo uso cosmético se considera tendencia es la calabaza. Ya desde hace tiempo el famoso dermatólogo y nutricionista Nicholas Perricone la incluye en sus propuestas de dieta y en algunos productos de su línea cosmética, basándose principalmente en su elevado aporte de vitamina C y betacaroteno, precursor a su vez de la vitamina A, que, como recuerda la cosmetóloga Raquel González, directora técnica de Perricone MD en España, “es un nutriente fundamental para el buen estado de la piel y de ella se derivan principios activos como el retinol. Por eso, la ingesta de calabaza tiene importantes beneficios antiedad, ya que mejora los procesos regenerativos del organismo y fomenta la correcta circulación sanguínea. De la misma manera, cuando aplicamos productos formulados con extracto de calabaza, se están aportando al tejido cutáneo estos beneficios”.

En la misma línea, Sonia Ferreiro apunta que los cosméticos que incluyen calabaza tienen un gran poder antiinflamatorio por su aporte en vitamina C y en cobre, “ambos de reconocida capacidad calmante y antioxidante, a la vez que fomentan la síntesis natural de colágeno y elastina, dos efectos clave en toda rutina cosmética anti-edad. Los productos que incluyen ingredientes derivados de la calabaza en su formulación están especialmente indicados para las pieles secas y deshidratadas”. 

6-Mascarilla Facial Limpiadora & Detox con Calabaza, de Apivita. Detoxifica y rejuvenece eliminando las impurezas y las células muertas con las enzimas de la calabaza. 

¿Existe un menú antiaging? Sí, y es este 

El estrecho nexo entre la alimentación y el bienestar cutáneo es abordado en profundidad por la farmacéutica y nutricionista Paula Martín Clares en su libro “La salud de tu piel está en lo que comes” (Ed. Zenith), en el que hace un exhaustivo análisis, desde un enfoque práctico, de los nutrientes clave (y los desaconsejados) para cada tipología, estado y edad de la piel. 

Especialmente interesante es el apartado dedicado al envejecimiento cutáneo, donde explica cómo, entre otros factores externos, la inflamación juega un papel muy importante, tal y como demuestra la evidencia más reciente. “Entre otros efectos sobre la piel, la inflamación provoca la degradación de las fibras de colágeno y elastina y de la matriz extracelular, lo que daña la estructura de la epidermis y provoca arrugas y envejecimiento”, comenta la experta.

Para Martín Clarés, esta circunstancia explica la relevancia que tiene una alimentación antiinflamatoria tanto para retrasar el proceso de envejecimiento como para minimizar sus efectos. Las pautas generales de este estilo alimentario incluyen el consumo elevado de frutas y verduras (“cuanto más coloridas, mejor”, apunta); asegurar una ingesta adecuada de proteínas; aumentar el consumo de ácidos grasos omega 3; beber abundante agua; priorizar los alimentos con potencial antiinflamatorio y antioxidante (calabaza, frutos secos, semillas de chía o sésamo, legumbres en pequeñas cantidades: kéfir, yogur…) y evitar los que favorecen la inflamación (azúcares, embutidos, quesos curados, carne roja, alimentos procesados…). 

Concretando los alimentos más recomendables para retrasar el envejecimiento cutáneo, la experta selecciona estos 10: aguacate, bayas, nueces, frijoles, yogur natural, zanahorias, sardinas, té verde, espinacas y tomates. Asimismo, respecto al top 10 que hay que evitar ya que favorecen la inflamación y otros efectos implicados en este proceso, Paula Martín Clares señala los siguientes: grasas trans, azúcares, sal, café, carnes rojas, carbohidratos simples, alcohol, comida muy picante, refrescos azucarados y fritos.

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.

Avatar

Carla Nieto

Venezolana de nacimiento y gallega de corazón. Me licencié en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Desde hace 30 años escribo sobre salud & medicina, nutrición,...